Sigueme por email

lunes, 6 de julio de 2015

ENTENDIENDO LA MUERTE...CON LOS NIÑOS.




Si para los adultos es difícil comprender el fenómeno natural de la existencia, a los niños les es aún mucho difícil pues el concepto de la  muerte es abstracto y sumamente complejo y la forma de abordarlo dependerá de la visualización de muchos factores por ejemplo: 

·         La edad que poseamos al momento del suceso.
·         La educación recibida.
·         Los  aspectos emocionales propios.
·        Las creencias religiosas inculcadas por la familia.


Entonces ¿Qué hacer si se nos presenta tan indeseable suceso en nuestras familias?

Primero los niños necesitan comprender desde sus primeros años ¿Qué es la muerte?, ¿A quiénes les sucede, y porque?  Pero esto será en relación a la edad que vayan presentando los niños pues se les debe brindar la información apropiada para su edad, los padres o encargados  en ocasiones manifiestan temor, angustia o ansiedad para explicarles el tema, pues a veces ni ellos aún lo han asimilado, además  no quieren hacerles daño, o afectarles emocionalmente, es recomendable no darles más información de la que pueden comprender.

A raíz de esto se debe asegurar tener la información más adecuada para ellos, se debe partir de  la pregunta más básica: ¿Qué sabes acerca de la muerte? Obviamente quien aborde al niño deberá estar lo más preparado posible para mostrar la disposición a contestar las interrogantes de los mismos, deberá proporcionárseles la confianza y el confort para que pregunten todo lo que deseen saber acerca de la muerte, puede existir por ejemplo en los niños preocupación, culpa, resentimiento, confusión y considerarse inclusive ellos como los causantes de la muerte ya sea de una persona o de su mascota preferida, jamás se les debe dar por cierto tal situación pues generaría un sentimiento de culpa tan fuerte que derivaría en una depresión infantil o en el peor de los casos un intento fallido o atinado de suicidio. 

Algunas ideas que puede utilizar  para la comprensión de la muerte serian: entenderla como un hecho irreversible, inevitable y universal. Aunque los niños pueden expresar emociones sobre lo sucedido, dependiendo de la edad, no siempre entienden realmente lo que significa la muerte. Esto se debe a que aún no se formado en ellos el concepto de universalidad, irreversibilidad o naturalidad.
Los niños en general  presentan diferentes formas de expresar las emociones producidas por la pérdida; algunas situaciones que puede experimentar serian:
  • La  tristeza continúa.
  • Llanto sin razón aparente.
  • Peleas con los demás miembros del hogar o compañeros de escuela.
  • Contestaciones a llamados de forma agresiva.

En algunos casos puede existir la somatización y se manifiesta en:
  • Dolores físicos. 
  •  Malestar general.
  • Bajo deseo de alimentarse  o comer en exceso.
  •  Enfermarse del estómago continuamente o gripes excesivas.  
En casos más extremos puede tener retrocesos en aprendizajes adquiridos en la escuela y en la casa (control de esfínteres bajo, orinarse en la cama etc. No poder leer tan rápido o imposibilidad de hacerlo).

Es importante comprender como adultos que al niño se le debe de hacer ver el ciclo vida- muerte como algo que sucederá a todos pero que no habrá que temerle, pues si no fomentaremos en ellos ansiedad al ver por ejemplo de nuevo a un pariente enfermo, o no querrán separarse de sus familiares en casos de accidentes pues creerán  que lo dejaran como lo han hechos los miembros de la familia ya fallecidos.

¿Qué hacer si el niño quiere llorar constantemente por la pérdida? Debemos entender que es una reacción normal y muy sana, y es mejor que lo exprese en ese momento y no lo acumule pues eso haría daño pasado un tiempo, pues no se expresó el dolor sentido por la perdida y podría resultar algunas de las conductas o situaciones antes mencionadas pudiendo con el tiempo convertirse en un duelo no resuelto o llegar a ser un duelo patológico.  Algunas de las formas recomendables para abordar el tema de la muerte  con los niños serian la creación de espacios para expresar lo que sienten  y piensan de ella a través de actividades como dibujar, pintar, o contar cuentos que reflejen la pérdida de un ser querido y como este se sentiría bien al saber que aceptamos su partida.  Es de mucha ayuda poder compartir en familia el tema  de la muerte y como esta  es algo natural en la vida de todos los seres de este planeta.

La muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan; si puedes recordarme, siempre estaré contigo… “Isabel Allende”


No hay comentarios:

Publicar un comentario